EN ES

BETSABEÉ ROMERO

Desde hace más de 15 años su trabajo se ha especializado en la elaboración de un discurso crítico acerca de temas como migración, mestizaje y movilidad, a través de la resemantización de símbolos y ritos cotidianos de la cultura del consumo global, como automóviles,  tatuajes, señalética urbana, entre otras.

De la misma manera, se ha interesado en abordar la problemática del arte público y el arte popular, su permanencia y relación con el tejido social y con público alternativos al arte contemporáneo. Actualmente vive y trabaja en la Ciudad de México.

Agustín Lara , Cabaret Salambó, Santa María La Redonda, Colonia Guerrero 1927

Agustín Lara Desde pequeño ya mostraba habilidad para tocar el piano, y a los 13 años, tuvo la oportunidad de trabajar como pianista, en un Club de Señoras, un sitio de disipación noctámbula que lo marcaría de por vida. Y ya es leyenda que, aunque su padre el doctor Joaquín Lara, le aplicara encierros y castigos, durante toda la vida él jamás dejaría ni el piano ni los centros nocturnos.

Esa vida nocturna hizo que su padre lo corriera de la casa, también estuvo en la cárcel por robo y hasta se casó “in articulo mortis” cuando agonizaba víctima de una pulmonía, siendo muy joven, con su primera esposa Angelina Brusquita que era hija de los dueños del Cabaret Salambó dónde inició su popularidad.

En 1927 sentado al piano del mismo Cabaret Salambó, ubicado por el rumbo de Santa María La Redonda, en la colonia Guerrero, cantaba sus canciones arrabaleras, sensuales y sentimentales;
En 1929 Juan Arvizu, el famoso tenor lo conoció y quedó encantado con las aptitudes del joven pianista; lo contrató para que lo acompañara al piano y lo lanzó a la fama al interpretar sus canciones: Santa, Enamorada, Tus pupilas, Aventurera, Cuando vuelvas y Concha nácar..
Es también en el Cabaret Salambó donde a consecuencia de un impulso de celos, una mujer lo hirió en la cara.

Hotel Savoy- American Bar

Hotel de Lujo localizado en el centro de Londres, abierto al público en agosto de 1889, fue el primer hotel de Lujo de Gran Bretaña, introduciendo como innovación, la luz eléctrica en todo el edificio, elevadores eléctricos, baños amueblados en todos los cuartos, agua caliente entre otras cosas. Se considera el más famoso hotel de Londres sólo cerró en 2007 para remodelación y fue reabierto en oct de 2010, aunque se incluyeron nuevos restaurantes y espacios ,al legendario Bar Americano, su piano Bar, no le hicieron casi ningún cambio.

El American Bar del Savoy fue uno de los primeros establecimientos en introducir cocktails al estilo americano en Europa, y el término de American Bar fue usado en Londres a partir de éste bar, para designar la sala para degustar cocteles desde el S. XIX
Éste bar está decorado en un cálido estilo Art Déco, con crema y ocre en los muros y sillas en oro y azul eléctrico, en los muros hay fotos de huéspedes famosos. Un pianista toca jazz clásico americano todos los días en un gran piano baby en el centro de la sala.

Desde su reapertura, cada uno de los cocteles que ofrece en su carta está inspirado en alguna de las canciones más emblemáticas que hoy suenan en el bar.

Además, la carta se lanzó con un álbum grabado en directo por Jon Nicholls el pianista oficial del American Bar.
Abrió en 1890 e hicieron su libro esencial de recetas de cocteles, por su mixologo Harry Craddock.

El American Bar es el bar sobreviviente con la más larga tradición y el más icónico de este tipo de bares en el mundo y con su larga historia tiene también todo el sabor de los grandes personajes que han estado sentados en ese lugar. Uno se sienta como al lado de todos esos fantasmas de la historia. Lugar donde se inventó el dry martini.

Harry's New York Bar

Es un bar en Paris localizado en 5 Rue Daunou, entre Avenida de la Ópera y la Rue de la Paix. El bar fue adquirido por un americano, estrella del Jockey Tod Sloane en 1911, quien lo funda porque dice que no había ni un bar decente de cocteles en París, así que lo compra como bistro y lo convierte en un bar americano que trajo desde NY parte por parte y por eso lo nombra New York Bar.

Sloane contrata desde un inicio a Harry Mac Elhone, un barman venido de Dundee Escocia para dirigir el lugar. Era un momento en que turistas americanos y miembros la comunidad artística empezaban a mostrarse en Paris de más en mas y Sloane buscaba éste público para convertirlo en el mejor spot para que los expatriados se sintieran en casa.

Sin embargo y a pesar de ser muy popular en la 1a guerra mundial especialmente entre los miembros del servicio de ambulancias del Campo Americano, los problemas financieros del propietario lo llevaron a cerrar el lugar.
Sin embargo, en 1923 Mac Elhone, su barman, compra el lugar y le agrega su nombre y lo convierte en un sello del Paris de la época, Harry muere en1958 pero el lugar sigue en manos de su familia hasta ahora.

Siempre fue frecuentado por americanos expatriados y celebridades internacionales como el Principe Serge Obolensky, Ernst Hemingway, Scott Fitzgerald, Sinatra, Churchill, Daft Punk, Coco Chanel, Rita Hayworth , Humphrey Bogart y hasta el duque de Windsor.

En 1960 James Bond visita el Harry´s Bar durante su primera visita a París a los 16 años,
En la cual empezó una serie de memorables noches de su vida que culminaron con la pérdida casi simultánea de su virignidad y su cartera.

Es el sitio donde George Gershwin compuso la celebre pieza “un americano en Paris” y también se hizo famoso por haber dado origen a 20 de los cocteles internacionales más conocidos en la actualidad, uno de ellos es el Bloody Mary o el Blue Lagoon entre otros.

Bernelmans Bar NY

Piano bar en el Carlyle Hotel en la 76th y Madison.

Una niñita en vestido rojo con un lazo blanco de collar se encuentra de pie al lado del gran piano de uno de los más legendarios Piano Bar de NY. Madeleine es la heroína de los cuentos infantiles escritos por Ludwig Bemelmans, artista nacido alemán quien también pintó las paredes de su bar y ella con su abrigo azul y su gran sombrero blanco en la pared es seguida de una hilera de sus queridos  amigos de la escuela francesa. Como cada una de las 6 historias publicadas entre 1939 y 1961  empieza, en una vieja casa en Paris, cubierta de viñas, y donde vivían 12 niñas de las cuales la más pequeña era Madeline.

Roberto Huyot, el francés jefe del Carlyle en los 40s era amigo de Bemelmans así que  le piden que pinte su nuevo bar en intercambio por cuartos en el hotel.

Bemelmans y su familia vivió ahí por 18 meses.

El bar fue nombrado con su nombre y ha sido icónico desde que abrió en 1947

El Carlyle fue concebido en parte como un hotel residencial y abrió en 1930 . El mismo año que el edificio Chrysler , fue un buen momento para el estilo Art Déco, fue un año después de la gran depresión cuando un tercio de la población de NY no tenía trabajo y había gente que vivía en tiendas de campaña en el Central Park,

John F Kennedy y Marilyn Monroe se quedaron ahí a principios de los 60s, la realeza inglesa gusta de ir, al igual que Roger Federer quien tiene un suite en el hotel. Muchos  recuerdan a Bobby Short en el piano donde tocaba básicamente música de Cole Porter en su impecable smoking de 1968 hasta 2004,

Se convirtió en el mas elegante e ingenioso espacio quintaesencia de los clubs Neoyorkinos.

Un bar que tan fancy como parece es también un verdadero bar del barrio donde el mismo Tony Bennett  fue cliente asiduo y se le podía ver cantando ahí una noche cualquiera.

La gran ciudad convertida en una caja de juguete para niños grandes como una isla para disfrutar lúdicamente de la música y el ambiente.

La peña Tortoni

 

Ahora es un café pero es el sitio más antiguo de Buenos Aires, su nombre emula al café Tortoni de parís donde se supone que Stendhal se reunía mientras escribía el Rojo y el negro, el argentino fue abierto desde 1858 se ubica en el num 825 de la arbolada Avenida de Mayo en el barrio de Monserrat.

Es un sitio donde cantó el legendario Carlos Gardel, quien tenía una mesa cercana a la entrada trasera, por la calle de Rivadavía.

Paredes cubiertas de madera que junto al cielo raso del vitral fueron testigos de la memorable Peña Tortoni que tuvo sus años más gloriosos entre 1926 y 1943.

Fue idea de Quinquela Martin que trajo de Francia la idea de la bohemia que surge primero en el café la Cosechera que luego se trasladó a Tortoni.

En sus mesas de roble y mármol y sus sillas de roble y cuero se reunieron los poetas Alfonsina Storni , García Lorca, Ortega y Gasset, Xul Solar ,entre otros.

Entre sus clientes más destacados estaba Jorge Luis Borges, Luigi Pirandelo, Julio Cortázar , Arthur Rubinstein.

Fue un lugar de reunión maravilloso, actualmente sus salones del fondo se llaman Alfonsina Stsorni y Elodia Blásquez y se usan para espectáculos de tango y reuniones.

Le Coq d´Or en el Hotel Drake

En Chicago, una Ciudad de Música por excelencia, hay grandes piano bar hasta la fecha, y uno de los personajes más interesantes de uno de ellos, el pianista Green, dice a la gente que ha estado buscando el amor en todos los lugares equivocados, que ahora ya no se puede encontrar un verdadero amor con familias de padres divorciados, y sin roles románticos modelo para aprender, es muy difícil aprenderlo sólo con películas y menos en la tele, dice, por eso , el único lugar donde se puede encontrar el verdadero amor es en las canciones que se cantan en los piano bar, en sus pianos, en éste caso, el del Bar de Cognac del hotel Toulouse en Chicago.

Los Piano bar se convirtieron en el entretenimiento preferido de los 30s y fueron en sí ,una opción popular para restaurantes porque contratar un pianista era más barato que una gran banda entera. Green, quien había estado relacionado con los negocios desde hacía 45 años, dice que los vocalistas de los piano-bar fueron quienes cantaron primero las canciones más emblemáticas de la época.

Los piano bar, continuaron ligados a la moda de los 30s y 40s en los 50s y en los 60s atrajeron a publico más viejo, el que anhelaba lo mejor de los viejos días.

Sin embargo, la época disco redujo las entradas de los piano bar, dice NIck Russo, pianista en el Redhead Piano Bar, “ por suerte los 70s terminaron y en los 80s las baladas lentas regresaron, Ahora, todos estos niños que vienen a la ciudad de los suburbios en sus 20s están pidiendo Sinatra y Tony Bennett, dice Russo. Los piano bars fueron reencontrados por las nuevas generaciones que parecen preferir la música de las generaciones anteriores.

Buddy Charles quien toca en el Coq d´Or en el Drake Hotel, era conocido por tocar conocer los temas más raros y poco conocidos por lo que no era una sorpresa que le hicieran las más extrañas solicitudes para tocar, y con un repertorio de varias miles de tonadas, Charles durante más de 50 años en ese gran lugar, rara vez fue sorprendido por algún tema que no pueda interpretar.

La gente me pedía tocar desde Led Zeppelin hasta una sonata de Mozart y el público se carcajeaba dice Charles. Lideando con borrachos y lunáticos, y trabajando mi voz en una sala llena de humo 5 noches cada semana durante 5 décadas, me llegué a sentir como un viejo boxeador profesional. Pienso que nosotros los pianistas de piano bar tenemos el rol más difícil en el show business
Por definición los piano bar han sido un lugar donde la gente más común puede jugar a ser Frank Sinatra, tan sólo inclinándose sobre el piano con un martini en una mano y canturreando al lado del pianista.
Para ningún pianista de piano bar, compartiendo los reflectores con la gente que canta en la llave de Z siempre ha sido parte de su trabajo, los pianistas tienen que ofrecer su reflector, cada noche, abrirlo al público.
Éste bar carismático lleno de elegancia , es y ha sido un bar aclamado por grandes personalidades como el Emperador Hirohito ,Winston Churchill, la reina Elizabet II, JawaharialNehru, la Princesa Diana,Marilyn Monroe,Éléa-Nore Roosevelt, Walt Disney, Reagan etc,

Fue el segundo establecimiento en tener el permiso de servir alcohol después del periodo de prohición y desde entonces, ofrece al público un espacio íntimo en el cual se disfruta de martinis especiales y las notas maravillosas de jazz de piano los fines de semana,

Todo eso hace del Coq D´Or sea uno de los mejores lugares para cocteles de Chicago y uno de los pocos bares de hotel con una enorme personalidad en el mundo entero.

Está en el primer piso del Drake Hotel, y cuando se llega uno puede sentarse en cualquier mesa libre, no hay Hostess para ser acomodado, está decorado por dos murales franceses, Buddy Charles fue su pianista por más de 50 años hasta su retiro en 2001.

Le Parisien del Hotel Nacional de la Habana

Conocido en los círculos musicales como “el hombre piano”, González fue una primera figura en la orquesta del famoso cabaret Tropicana durante los años 40 y 50 y del Parisien del Hotel nacional.

A pesar de ser una de las grandes figuras del piano popular en Cuba, solo grabó 2 discos solo.

Para Ruben González, el piano es un instrumento de ataque y la tradición cubana pensaba que tenía mucho que ver con el Jazz, el piano del son y el danzón  tiene el secreto en la clave cubana, un estilo de síncopa que sólo se puede aprender estando en Cuba,

Rubén González quien también dejo de tocar por más de 10 años, en los tiempos en que tocaba, era reclamado por diferentes orquestas y sitios a la vez, terminaba de tocar en el Sans Souci con un grupo para ir a tocar a otro lado, llegó a presentarse en 5 o 6 programas radiales diario, con la orquesta América, pero en la  tarde tocaba en los intermedios que presentaban los cines habaneros entre película y película con la orquesta de Pelé, después corría a CMQ a tocar en diversos programas de televisión. Y a las 11 PM estaba al frente del piano bar del Cabaret Parisien del Hotel Nacional en los años 54,55 y 56.s después se va a Venezuela con su familia hasta 62 y a su regreso se incorpora al a orquesta de Enrique Jorrín con el que estuvo más de 25 años.

“En mi época, el pianista no era un simple acompañante, sino el líder, el instrumento que hace el ritmo en la orquesta”, dijo en una entrevista el músico, quien pese a que tenía aptitudes para convertirse en pianista clásico, prefirió apostar por ser una de las figuras legendarias de la música popular cubana, cuya sonoridad en el piano creó y estableció varios estilos por más de medio siglo.

Esquina 21 Y O, Vedado, Plaza Havana 10400

El Cabaret Parisien está situado al lado (izquierda) de la entrada principal del Hotel Nacional de Cuba

para  la inauguración de dicho Hotel Nacional, el 30 de diciembre de 1930, se concibió una fastuosa ceremonia efectuada en el salón principal del Ball-room, hoy Cabaret Parisién. Lo más selecto de la sociedad habanera- personalidades del gobierno y la oligarquía criolla, embajadores acreditados en el país, algunos elementos ligados a los negocios y otras figuras nacionales y extranjeras invitadas especialmente al singular evento- se dieron cita aquí aquella noche.

En la actualidad , el Hotel Nacional conserva un decadente encanto, era un lujoso hotel de los años treinta que acogió tanto a la crème de la crème como a mafiosos, gánsters y jugadores de todo pelo atraídos entre otras cosas, por su gran casino al más puro estilo de Las Vegas,

La primera orquesta que tuvo el Cabaret Parisién la dirigía el veterano trompetista Walfredo de los Reyes y en ella se destacaron: el saxo tenor Jesús Cauneda (“La Grulla”), el trompetista Jorge Varona después fundador del Irakere en 1973 y precisamente el gran pianista Rubén González. Como en todos los demás hoteles de la isla a partir de los 60s fueron cambiando los públicos, primero hubo un descenso del turismo internacional pero siempre siguió la tradición y el público de estos emblemáticos lugares con grandes músicos en acción.

 

Le bœuf sur le toit

Una de las cosas que casi nadie sabe de Frida Kahlo es que le gustaba el Jazz  y que en su único viaje a Europa, donde expuso en Paris en 1939, solía ir a un piano bar muy representativo del momento surrealista, fundado por Cocteau donde acudía todo el medio artístico a ver piezas de teatro, bailar y a escuchar música.

Frida en su estancia en París se volvió aficionada y figura notoria de las noches del Bœuf sur le toit donde acudía con su amigo Jean Petitjean.

A escuchar a Garland Wilson pianista de jazz neoyorkino invitado una temporada justo antes de la guerra a tocar en éste legendario lugar que ahora sigue existiendo pero únicamente como restaurante.

 
Scroll to Top